Bendita Guía

CDP Logo1

Bendita Guía

La relación con la guía interna o espíritu santo siempre está disponible para todos, la pregunta es: ¿Estamos dispuestos a escucharla realmente? Yo me resistí muchos años, pero a pesar de eso, mi relación con la guía comenzó a muy temprana edad, así como las preguntas que me hacía.

Recuerdo que, a eso de los 10 años, me preguntaba cosas como: ¿Por qué actuamos así?, ¿Quiénes somos?, ¿Quién está pensando esto que estoy pensando o de donde proviene este pensamiento?, si mi cuerpo no estuviese aquí, ¿dónde estaría este pensamiento? etc. (pensamientos que no compartía con nadie claramente por miedo a que me tildaran de loco)

Recuerdo que, al sumergirme en esos cuestionamientos, una alarma de miedo se encendía al momento de llegar a preguntas sin respuestas, como si de algo prohibido se tratase, entonces esa pared imaginaria no me permitía avanzar, a pesar de las ganas que sentía de ir más allá.

¿Qué hay más allá?, me detuve, quise olvidar y ocultar esos pensamientos bajo mil llaves, y así crecí en el papel de un niño más, apagando definitivamente esa intuición que me invitaba a indagar más allá. Paso el tiempo y a eso de mis 15 años más menos, fue la primera vez que escuche una Voz en mi mente, luego de pedir entender el raro suceso de unos granos en mi cuello que tuve por más de un año, no cesaban su brote, por lo que mi cuello se comenzó a llenar, al ir al doctor, me las eliminaron con rayo láser pero eso no impidió que volvieran a salir, ya sin saber que hacer, desesperado pedí respuesta sin imaginar que algo me escuchaba, “las mentiras” dijo, una voz que recuerdo como si fuese hoy mismo, luego de escucharla algo hizo clic inmediatamente, llevándome las manos sobre mi boca “sorprendido”, ya que pude reconocer que todo lo que estaba pasando por mi garganta y boca eran mentiras, ósea me hizo ver cómo me estaba boicoteando, a través, de mentiras y toda la culpa que eso conllevaba. Al hacer clic en ese momento, una certeza me inundo, y estando al frente de mi madre le dije, ENTENDÍ, y se me irán los granos, ¿te apuesto? Como si de una apuesta se tratase, jajaja, ella sin entender nada de lo que acontecía, ya que todo el entendimiento pasaba solo por solo mente, solo observó. Al siguiente día ya no tenía ningún grano, desaparecieron, mi madre sorprendida, pero con claras evidencias físicas de lo que aconteció, no se podía negar que algo fuera de lo “común” ocurrió.

Luego tuve dos enfermedades más donde la guía me encamino tiernamente con pastillas mágicas ya que todavía creía en ellas, pero al volver a escuchar su Voz, comencé a reconectar una comunicación y credibilidad más profunda en ella. Ya que esta vez la enfermedad supuestamente no tenia cura, esto lo profundizaré con un video para no hacer tan extenso el texto. Pero desde ese momento mi mente comenzó a tomar otro rumbo.

Paralelamente, en el mundo físico seguí mi vida tal cual, normal, de hecho, llego a extremarse la experiencia dual, vida nocturna, fiestas, locura, desenfreno, mucha “diversión”, que me enseño a entender la ilusión muy profundamente, fue perfecto y necesario en ese momento para luego dejar de interesarme, ya que todo era un bucle que repetía con diferentes formas más de lo mismo. Y en todas las áreas que experimente, aprendía rápidamente a leer su funcionamiento, lo que también provocaba un rápido desinterés.

“Avanzaba” en lo terrenal, pero nada me hacía sentido, por lo que comencé a buscar y buscar, aprendí de diferentes ramas espirituales, terapias, coaching neuro ontológico, trabajos en diferentes indoles, a la par con mi carrera universitaria de Publicidad, buscando llenar un vacío que en este mundo iba a ser imposible llenar. Por lo tanto, caminaba siempre con una profunda sensación de carencia, en ese momento sin saber porque, algo faltaba para encajar las piezas, hasta que me encontré con el curso de milagros, el que apareció lentamente asomando la nariz, pero mi juicio al nombre lo rechazaba, aunque algo sentía me comunicaba, como si me moviese la manito desde lejos… “seré tu próxima fiesta para siempre, me decía”. Jajaja.

Al conocerlo, todo comenzó a engranar rápidamente, por fin algo me hacía explotar las “neuronas”, mi mente gozaba al leer una coherencia tan perfecta y magistral, el curso había llegado para quedarse, al comenzar a profundizar podía leer más de tres páginas, lo que era casi imposible antes del curso, ya que soy muy audiovisual, de hecho comencé escuchando la desaparición del universo previamente al curso, luego también, a través, de audio libro escuche muchos capítulos del curso, antes de tener en mis manos el libro físicamente, hasta que un día pasando por fuera de una biblioteca algo me llamó, pero el recuerdo de que mi tarjeta estaba sin saldo me hizo dudar pasar, pero dije lo intentaré, adivinen que pasó, estaba el curso y la tarjeta tenía dinero. Me fui feliz con mi curso, sin saber todo lo que estaba por venir… jaja.

¡El curso finalmente fue lo que engranó todas las piezas, y hoy luego de 4 años con su estudio, la guía me regala una hermosa invitación a seguir aprendiendo, enseñando!

 

PD: Siempre durante los episodios importantes durante «mi vida» se me cruzaban plumas, para mí la guía ratificando y confirmando su presencia constante. De esas fui dejando solo algunas en modo de guiño y aceptación a la bendita guía que siempre nos acompaña.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba